La hispanidad Colombina

Miguel Ángel Hernández, alcalde de Valle Gran Rey
Miguel Ángel Hernández, alcalde de Valle Gran Rey

Articulo en: Eldiario.es, La Gomera ahora

 

Las estancias de Colón en La Gomera han estado envueltas en la polémica. Mientras unos sustentan la calidad del puerto y su conocimiento por los marinos andaluces, otros hablan de razones ocultas, quizás afectivas, del almirante que profesaba admiración por doña Beatriz de Bobadilla [1], a quién al parecer conoció en la Corte castellana -tales eran las artes amorosas de la señora en cuestión-.

Algunos historiadores aseguran que Colón estuvo en La Gomera, por lo menos, 10 años antes del primer viaje descubridor. Viera y Clavijo lo supone "vecino de San Sebastián el año 1482". Asimismo sostienen que fue entonces cuando recibió en esta localidad de la isla la visita del piloto Alonso Sánchez de Huelva, que derrotado y enfermo, regresaba de las Canarias a la Madera, según otros desde Vizcaya a Inglaterra, el cual suministró a Colón valiosos informes acerca del derrotero hacia un nuevo mundo" [2].

Históricamente, los gomeros siempre se han sentido agraviados, al no reconocérsele suficientemente, su papel en "la gesta colombina". En estas décimas, Manuel Navarro se hace eco de esto.

Todos saben que Colón,

cuando en las islas anduvo,

en Las Palmas nunca tuvo

una casa en posesión.

Muy extraño, a mi opinión,

el creerlo no es sensato,

por mentir con alegato

nadie merece un trofeo;

canario vete a paseo

con ese cuento barato.

Canario, estoy convencido,

que has cometido un error

por celebrar un honor

que no tienes merecido.

Tu carencia de sentido

el fuego de ira enciende,

no seas terco y comprende

que has perdido tu decoro;

esta gesta, este tesoro,

ni se compra ni se vende.

Allá en el noventa y dos

del pasado cuatrocientos,

año del descubrimiento,

de San Sebastián salió.

Después que en la iglesia oró

con mística devoción,

con sus tres naves Colón

al océano se lanza,

poniendo en Dios la esperanza

y la fe en su corazón.

Colón dejó en La Gomera,

huellas cual testigos mudos,

que el tiempo borrar no pudo

porque son imperecederas.

Para la nación entera

y toda la humanidad;

canario no vuelvas más

con engaños ni rutina;

es la tierra Colombina

embrión de la hispanidad.

AUTOR: Manuel Navarro Rolo.

FUENTE:

- Archivo de Lucas Rolo Navarro.

[1] Los interesados en profundizar en el tema pueden consultar:

- Beneharo de Anaga: "La cruel y ninfómana Beatriz de Bobadilla". (Colección Abellinut, primera edición 1988).

- Cioranescu, Alejandro: "Doña Beatriz de Bobadilla. Una amiga de Cristóbal Colón". (Servicio de Publicaciones de la Caja General de Ahorros de Canarias, 1989).

[2] Trujillo Cabrera, J.: "Episodios Gomeros del siglo XV". (Ediciones Gráficas Tenerife, 1969), pp 176-178.